Resumen de la Doctrina


1
9 Olor a marihuana, el llamado “olfato policial” en la detención y registros arbitrarios y su relación con el uso de perros adiestrados (K-9) 8
7


Por Gustavo Eduardo Aboso


“En este artículo habremos de analizar en qué consiste el denominado “olfato policial” y su aplicación en la doctrina judicial nacional y extranjera. En muchos casos, el olfato policial ha servido para legitimar el accionar de las fuerzas de prevención en función del resultado obtenido, es decir, cuando el funcionario policial recurre de manera presuntiva a su experiencia para justificar la detención y requisa de una persona en la vía pública, siendo convalidado ese ejercicio sin razón aparente u objetivable de manera unidimensional en el resultado exitoso del procedimiento que se traduce, por lo general, en el secuestro de un arma de fuego, drogas o cualquier otro elemento, cuya tenencia o portación está prohibida por la ley penal.”

 
Ingresar
Suscribirse